Sublimación

imageSublimación sobre azulejos
La sublimación sobre azulejos está de moda en Chile, día a día son más quienes aprenden esta técnica de manualidades. Es fácil, novedoso y rápido y permite realizar bonitos trabajos como murales, posavasos, bandejas, joyeros y otros, en base a un azulejo decorado con fotografía. Damos a continuación el procedimiento y Tips para obtener un resultado profesional en poco tiempo.
Sublimación es el cambio de una sustancia desde el estado sólido a gas sin pasar por el estado líquido. Este proceso aplicado a la impresión de fotografías en azulejos permite obtener una extraordinaria nitidez, lindo colorido, alta resolución y alta calidad.

Para desarrollar la técnica de Sublimación se necesita una impresora adaptada para imprimir tinta de sublimación, azulejo, polímero para sublimar, una fotografía digital, una hoja de papel para sublimado y una plancha de ropa.
Se debe imprimir la imagen en espejo (al revés) y la fotografía digital debe tener una resolución mínima de 300 dpi, esto permitirá ampliarla sin perder calidad.
El papel impreso siempre debe tener un tamaño superior al azulejo para que la imagen pueda envolver los bordes y las esquinas del azulejo.
Luego debemos limpiar y secar bien el azulejo y aplicar polímero para sublimar azulejos, lo ideal es aplicar con un sistema spray o de pulverización para evitar que queden marcas de la aplicación, si no se cuenta con un elemento como el mencionado, se debe aplicar con una esponja muy suave o pincel especial que evite queden las marcas de la aplicación pues afectará la presentación final del azulejo sublimado.
Aplicar el polímero en azulejos e imprimir una fotografía en papel para sublimado presenta algún grado de complejidad para que quede bien, por lo que alternativamente, resulta más fácil y práctico comprar el azulejo sublimado y hojas de papel ya impresas.
Luego colocamos el papel impreso sobre el azulejo, con la cara impresa en contacto con el azulejo. Aplicamos calor con una plancha de ropa. El calor de la plancha hará que los sólidos de las tintas de la impresión hecha en el papel, sin pasar por el estado líquido, se transformen en gases, que penetren directa e inmediatamente la superficie del polímero que recubre el azulejo, transfiriendo nítida y permanentemente al objeto, la fotografía con una alta calidad de resolución, vívidos colores y matices.
Con el proceso de sublimación, las tintas sólidas y vaporizadas abren los poros del polímero y lo impregnan exterior e interiormente con sus diversos colores, gamas y matices, los cuales realzan, se hacen parte del material y por ende otorgan al estampado una gran resistencia a golpes o rayones, así como al desgaste natural por el uso o por el paso de los años.
En cuanto a los azulejos, en la actualidad existe un amplio surtido de azulejos sublimables, con un acabado mate o con brillo, de forma cuadrada, rectangular e incluso redonda.
Los azulejos con acabado mate son mas recomendables que los con brillo para crear murales resistentes, que permitan ser limpiadas con frecuencia, pudiendo ser expuestos en zonas como ducha, cocina y lugares expuestos al agua y roce.
Respecto a la fijación del papel impreso en el azulejo para la sublimación, lo habitual es colocar primero el azulejo sobre una mesa y encima del azulejo colocar el papel impreso boca abajo, pegando el papel al azulejo para evitar que se mueva y conseguir el alineamiento correcto. En cambio si colocas primero la imagen impresa boca arriba sobre una mesa y a continuación colocas el azulejo boca abajo, podrás alinear correctamente el azulejo con la imagen impresa, pudiendo fijar fácilmente la figura con masking tape, darlo vuelta y aplicar la plancha y obtener mejores resultados.
Se puede utilizar sin problemas y con buenos resultados la plancha de ropa que tenemos en casa. En la época de invierno podrían presentarse problemas durante la transferencia de la imagen. Si los azulejos están almacenados en zonas frías (no están a temperatura ambiente), los tiempos de transferencia cambiarán: así el tiempo de planchado habitualmente son 6 minutos en verano, en invierno es posible que se tenga que incrementar el tiempo en un minuto. Si el azulejo no está a temperatura ambiente, el proceso de sublimación podría no completarse. Cuando los azulejos están fríos es recomendable precalentarlos.
Se debe aplicar una adecuada presión con la plancha, si la presión es insuficiente no se transferirán los colores correctamente sobre el azulejo.